fbpx

Fotos para el parto

 

Tomarlas o no siempre es una cuestión discutible. Muchas mujeres quieren hacerlo, mientras que otras ni siquiera les pasa por la cabeza. Además, siempre está la preferencia de tu pareja, que tal vez muera por guardar esos recuerdos; sin embargo, no es lo único que deben considerar, pues hay hospitales que no permiten cámaras en la sala.

Existen dos formas de resolver la cuestión. En primera instancia, piensa que dar a luz es uno de los momentos más importantes de tu vida, uno que quizá no volverá y las fotos son la mejor forma de guardarlo. Algunas mamás piensan que van a estar tan ocupadas en el parto que se perderán el nacimiento; si estás en este grupo, carga la pila de tu cámara.

Por otro lado, hay mujeres que saben que es un instante irrepetible, pero creen que no debe capturarse ni en fotografía ni en video, y que es mejor retenerlo en el corazón y la memoria.

Una cosa es cierta, si las tomas, tienen la oportunidad de guardarlas y nunca verlas (si así lo prefieres). También puedes tomarlo como una cuestión preventiva, pues no sabes si en algún momento de la vida la nostalgia te invada.

Las políticas del hospital al respecto también pueden influir en tu decisión. Algunos sólo permiten fotos, con o sin flash. En ocaciones te dirán que no puedes hacerlas durante el nacimiento, peri sí en la labor de parto, o viceversa, también que está prohibido capturar imágenes de la sala y del personal que te atiende (doctor y enfermeras).

Cuando vayas a hacer el tour del hospital, es uno de los temas que debes tratar. Si sus políticas no van acorde con lo que quieres, habla con el médico o el personal administrativo para ver si existe alguna excepción a la regla.